Tras decretar el Gobierno el estado de alarma en España, para frenar la expansión del coronavirus, se han generado multitud de dudas entre las empresas instaladoras y mantenedoras acerca de cómo les puede afectar esta drástica, pero necesaria, medida tomada por el Ejecutivo español: ¿puedo mantener mi negocio abierto?, ¿puedo hacer desplazamientos laborales acompañado en el vehículo?, ¿pueden mis trabajadores negarse a acudir a sus puestos de trabajo? Son lagunas de las cuestiones que los instaladores se hacen y que vamos a intentar despejar.

coronavirus, instaladores, decreto

¿TENGO QUE ECHAR EL CIERRE O DEJAR DE PRESTAR SERVICIOS?

En primer lugar, el cierre de todos aquellos comercios que no se dediquen a la venta de productos de primera necesidad (farmacias, supermercados…), con el objetivo de frenar la expansión del coronavirus, solo afecta a los minoristas. Por tanto, las empresas instaladoras y mantenedoras que no vendan productos en un establecimiento no tienen que cerrar.

¿Qué ocurre con aquellas que sí comercian con productos destinados al usuario final desde una tienda?

En ese caso, sí tienen que cerrar el comercio, pero pueden seguir llevando a cabo mantenimiento e instalaciones.

Por otro lado, las empresas instaladoras y mantenedoras sí pueden prestar servicio a domicilio, tanto a los usuarios finales como a las comunidades de vecinos, empresas, hospitales… Mantener la habitabilidad de los edificios se considera un servicio de primera necesidad, aunque se aconseja no iniciar obras o reformas que no sean estrictamente necesarias. Cualquier trabajo de este tipo ha de hacerse siguiendo los protocolos dictados por Sanidad para garantizar al máximo la seguridad de todos (mascarillas, uso de gel desinfectante, guantes, distancia social de al menos un metro…), para frenar la propagación del coronavirus.

Este caso se aplica también a las visitas de mantenimiento a instalaciones térmicas de más de 70 kw, que requieren revisión mensual.  Se considera una actividad esencial, por lo que ha de prestarse el servicio, pero pueden darse dos situaciones:

¿Qué ocurre si el cliente nos niega el acceso a la instalación?

Debe comunicarlo por escrito. Así, se exime a la empresa instaladora de cualquier responsabilidad derivada de la no prestación del servicio.

¿Qué ocurre si percibo riesgo para mis trabajadores o he cesado mi actividad, dadas las circunstancias, y me niego a prestar el servicio?

En este caso, se debe justificar adecuadamente la decisión y comunicárselo al cliente. Si la causa está verdaderamente justificada no debería suponer incumplimiento de contrato.

coronavirus, dectreto, instaladoras, instaladores

¿QUÉ OCURRE CON MIS PROVEEDORES?

Las empresas instaladoras y mantenedoras necesitan material para poder llevar a término su labor. Los almacenes dedicados a la venta de estos materiales a profesionales (como Todaire)  no tienen la consideración de «comercio minorista», por lo tanto, el cierre de comercios que dicta el Decreto no les afecta y continúan con su activididad suministrando a empresas instaladoras y autónomos. No obstante, es posible que muchas hayan adaptado sus jornadas y equipos a la situación, y tomado medidas para ayudar a poner freno al coronavirus. En Grupo Todaire estamos informando puntualmente de nuestros protocolos y medidas a través de newsletterFacebook y Linkedin.

¿PUEDEN LOS TRABAJADORES NEGARSE A ACUDIR A SU PUESTO?

El teletrabajo es una de las medidas que hemos adoptado en Todaire para todos los casos en los que ha sido posible. Es recomendable facilitar esta posibilidad a los trabajadores cuya labor lo permita para evitar el riesgo de contagio de coronavirus. Sin embargo en aquellos casos en los que no sea posible trabajar desde casa y, salvo situación de baja o aislamiento, los trabajadores están en la obligación de acudir a sus puestos de trabajo. Es obligación del empresario garantizar su seguridad con las siguientes precauciones:

En oficinas:

Extremar la higiene.

Evitar reuniones presenciales.

En la medida de lo posible, facilitar la jornada intensiva para evitar contactos en comedores.

En instalaciones:

Proveer a sus trabajadores de los equipos de protección individual pertinentes.

Mantener la distancia social.

Extremar la higiene en la medida de lo posible.

coronavirus, decreto, instaladores, instaladoras

DESPLAZAMIENTOS LABORALES ¿SE PUEDE COMPARTIR VEHÍCULO?

En lo relativo al transporte, se recomienda hacer los desplazamientos de índole laboral (todos en general), de manera individual salvo que sea estrictamente necesario para prestar el servicio requerido.

El coronavirus ha trastocado nuestras vidas y hay muchas cuestiones que, seguro, siguen generando incertidumbre a las empresas instaladoras y mantenedoras. Esperamos haber resultado de ayuda para resolver al menos estas. Para recibir información de grupo Todaire, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Facebook y Linkedin.